Algunos animales marinos mueren o pueden verse gravemente heridos por algunos artes de pesca. Esta captura accidental a menudo se debe a que algunas especies se ven atraídas por el alimento y son capturadas en el momento de intentar acceder a él; es el caso de las capturas en la pesca de palangre, pero también en redes de arrastre, cerco o trampas. En otros casos, la captura se puede dar cuando el animal se acerca casualmente al arte de pesca, como ocurre a menudo con los trasmallos.

Esta captura accidental en artes de pesca es una gran amenaza para muchos de los grandes animales marinos (megafauna marina), junto con la contaminación del océano, la sobrepesca, la pérdida de hábitat litoral por el desarrollo urbanístico y la introducción de depredadores en las zonas de reproducción de algunas especies.

Además, para muchos pescadores, la frecuencia de estos episodios es también un estorbo, ya que éstos provocan molestias, ralentizan el trabajo, dañan el arte y hacen perder oportunidades de pesca.

Debido a la amplitud de la zona geográfica, la dificultad y coste de obtener datos en un medio como el mar, y la heterogeneidad e irregularidad de los eventos de captura accidental, tanto en el espacio como en el tiempo, no disponemos actualmente de datos suficientes para valorar algunos de los factores que pueden estar afectando estas capturas accidentales o cuantificar los efectos de estas capturas sobre las poblaciones de las especies afectadas.

Proyecto Bycatch

Bycatch, el nombre que recibe este proyecto, es la palabra utilizada para nombrar las capturas accidentales en inglés.

El proyecto Bycatch tiene como objetivos, por un lado mejorar la comunicación y colaboración entre los científicos y el sector pesquero, y por otro avanzar en el conocimiento y cuantificación de los efectos de las capturas accidentales en la megafauna marina, es decir en cetáceos, aves marinas, tortugas marinas y condrictios (tiburones y rayas).

A través de este proyecto pretendemos involucrar al sector pesquero, tanto el profesional como el de los pescadores recreativos, para mejorar nuestro conocimiento del problema y buscar soluciones para una reducción de las capturas accidentales. La información que este sector puede aportar es muy valiosa, tanto para ayudar a la protección de la megafauna marina como para reducir las molestias y costes a los pescadores implicados en estos eventos.

¿Qué hacemos con los datos que recogemos?

Muchas de estas especies que caen en artes de pesca, se encuentran amenazadas y hay que conocer cuáles son sus principales amenazas para poder reducir o mitigar sus efectos y mejorar la viabilidad de sus poblaciones.

El seguimiento a corto y largo plazo de muchas de estas especies nos aportan los datos necesarios para, mediante modelos matemáticos entender los principales factores que regulan las poblaciones en estas especies y consecuentemente aconsejar sobre las mejores medidas a tomar para asegurar su conservación.

Sabemos que algunas de estas especies sufren de capturas accidentales en artes de pesca porque tenemos registros y los mismos pescadores lo comunican. Pero para poder desarrollar modelos demográficos y cuantificar los efectos de estas capturas en las diferentes especies, necesitamos más datos de estos eventos y de los animales que se capturan.

Especialmente valiosas para el desarrollo de algunos de nuestros modelos, son las observaciones en el mar de aquellos animales previamente marcados.

Anillamiento de pollos de Gaviota de Audouin en el Delta del Ebro. Foto Meritxell Genovart.

Gaviota de Audouin anillada pescando. Foto Pep Arcos.

Anillamiento de pollos y adultos de pardela cenicienta en Mallorca. Fotos M. Fowler y J.M. Igual.

Captura y marcaje de un cormorán Moñudo nidificante en la Costa Brava. Foto Júlia Ferrer.

Captura, marcaje y seguimiento de la puesta, de una tortuga laúd en Costa Rica por parte del equipo de «The Lethearback Trust», con. Foto: Bibi Santidrian

Gaviota de Audouin con anzuelos en la boca. Foto Torreferrussa.

Pardelas capturadas accidentalmente en artes de pesca en el litoral catalán. Foto Pep Arcos.

La creación de una aplicación para dispositivos móviles, de fácil uso y que garantice el anonimato de los pescadores, nos permitirá recoger muchos más datos de calidad y abrir un canal de comunicación seguro entre pescadores, tanto profesionales como recreativos, y la comunidad científica implicada.

Gracias a la información que nos proporcionen los pescadores, los científicos podremos estimar de manera rigurosa la tasa de mortalidad anual de ciertas especies marinas de interés en conservación como aves marinas, cetáceos, tortugas marinas o tiburones y rayas en las diferentes modalidades de pesca (palangre y redes de pesca), y evaluar el impacto de estas mortalidades a nivel poblacional. La implicación del sector pesquero ayudará también a determinar cuáles son las mejores medidas para reducir estas capturas teniendo en cuenta todos los sectores implicados.